Cómo si algo le faltara a San Telmo: Los Puccio son nuestros vecinos !

35

pucchio

Treinta y un años después de la detención del clan Puccio, la familia que en la década del 80 secuestró y asesinó en San Isidro a amigos para cobrar un rescate, algunos de sus integrantes siguen viviendo en Buenos Aires.

Según reveló la revista Gente en su edición de esta semana, Epifanía (84), la madre, vive en San Telmo; su hija Adriana, la menor de la familia, la visita con frecuencia, y Daniel -alias “Maguila”-, el tercero de los hijos, vive con la madre desde hace un año y medio. Guillermo, el menor de los varones, vive en Australia, desde los años 80. Los demás integrantes de la familia, Arquímedes (2013), Alejandro (2008) y Silvia (2011), murieron.

Sin embargo, fuentes cercanas a “Maguila” dijeron a LA NACION que, si bien es cierto que estuvo durante los últimos 20 días en la casa de su madre en Buenos Aires, sólo vino de visita, porque Epifanía está enferma, pero él sigue viviendo en Brasil y ya regresó allí.

La revista reconstruyó qué hace en la actualidad el clan Puccio.

Epifanía, la madre

Epifanía Ángeles Calvo, la viuda del tristemente célebre Arquímedes, jefe del clan, vive, a sus 84 años, en un departamento de San Telmo.

Según cuentan los vecinos, Epifanía sale todas las mañanas muy temprano y, más allá de alguna dolencia en la cadera, luce más que saludable. Fue el sostén del grupo familiar cuando vivían en la casona de Martín y Omar 544, en San Isidro, que terminó convirtiéndose en la casa del horror, donde mantenían ocultos a los secuestrados. Al ser detenida dijo desconocer el accionar macabro de su marido, pero igual pasó casi dos años en la cárcel de mujeres de Ezeiza. Ahora prefiere no hablar del tema. Por eso, dejó su departamento durante el tiempo en que la historia de su familia arrasaba en entradas vendidas y rating en cine y televisión.

Le reaparición de “Maguila” Puccio

Daniel “Maguila” Puccio (54) vive desde hace un año y medio con su madre. Está desocupado, no tiene pareja ni hijos. Mientras él no residía allí, el hijo de Adriana (45), su hermana, visitaba seguido a su abuela, pero desde que está el tío, no fue más a verla.

En 1985 Maguila regresó de Nueva Zelanda, luego de que su padre lo convenciera a través de una carta muy sentida. Llegó para participar del que fuera el último secuestro del clan, el de la empresaria Nélida Bollini de Prado. Antes habían raptado y asesinado -pese a cobrar el rescate- a Ricardo Manoukian (1982), al ingeniero industrial Eduardo Aulet (1983) y al empresario Emilio Naum (1984). Desde el 23 de agosto de 1985, cuando los integrantes de la banda fueron detenidos, Maguila estuvo en prisión hasta que en febrero de 1988 salió en libertad por el tiempo transcurrido sin recibir sentencia.

Recién en 1998 lo condenaron a 13 años de prisión y fue entonces que desapareció definitivamente. La extinción de su sentencia se produjo en agosto de 2011. Dos años más tarde, pasó por los Tribunales a retirar en persona la constancia de extinción de la condena que nunca cumplió.

Se cree que Maguila anduvo, además de por Nueva Zelanda, por Brasil, la provincia de San Luis y Mar del Plata. Ahora se recluyó junto a su madre en la ciudad de Buenos Aires. En la historia policial argentina es uno de los pocos casos que logró, en calidad de prófugo, eludir la pena que la Justicia le impuso.

Una de las pocas actividades que desarrolla Maguila, a decir de sus vecinos, es salir a caminar casi todas las mañanas muy temprano. Después se queda adentro hasta que asoman las primeras sombras de la noche. Algunas personas del edificio tienen muy clara la historia de esta familia. Pero otros la ignoran. Daniel nunca habló en público. Sólo se pronunció en una carta fechada el 28 de junio de 1996, dirigida a Nélida Bollini de Prado, que le hizo llegar a través del abogado de la víctima, Héctor Jorge Rodríguez, en la que le pedía disculpas.

Adriana, la menor

Adriana adoptó definitivamente el apellido Calvo en lugar de Puccio. Vive y trabaja en un negocio dedicado a la venta de lanchas y motos de agua de la zona de San Fernando. Va seguido a visitar a su mamá, pero todos evitan mostrarse juntos.

Silvia, la adolescente

Silvia Inés era una adolescente cuando ocurrieron los hechos. Y dijo desconocerlos cuando fue detenida. La Justicia siempre sospechó de su participación en los delitos. Pero logró ser absuelta porque nunca se reunieron pruebas contra ella. Formó otra familia y tuvo dos hijos. Jamás pudo perdonar a su padre, y en 2011 falleció a causa del cáncer.

Guillermo y la sospecha

Guillermo es otro de los hermanos menores más misteriosos. Él presumió que dentro de su casa pasaban cosas extrañas. Y aprovechó un viaje a Australia que hizo con sus compañeros de rugby para no volver nunca más.

Alejandro, el hijo más comprometido

Alejandro -Alex o El Zorri-, el mayor de los hijos, era integrante de la Selección Argentina de Rugby. Recibió la condena de reclusión perpetua, igual que su padre. Recuperó la libertad en 2007. Y en 2008 murió a causa de una neumonía, después de varios intentos de suicidio.

Arquímedes, el jefe

Arquímedes Puccio fue el ideólogo de los secuestros. La banda la completaban el militar retirado Rodolfo Franco y sus amigos Guillermo Fernández Laborde y Roberto Oscar Díaz.

Fue condenado a prisión perpetua, pero en 2007 obtuvo la libertad condicional y se recibió de abogado. Falleció el 4 de mayo de 2013 en General Pico, La Pampa, a los 83 años, víctima de un ACV. Como ningún integrante de la familia se hizo cargo del cadáver, fue a parar a una fosa común del cementerio local.

Fuente La Nación

Facebook Comments