Diego Torres ama la actuación y quiere acompañarla con su música.

6

El actor y cantante está inmerso en dos proyectos el estreno del filme “Papeles en el viento”, y su próximo disco.

diego-torres

El actor y cantante está inmerso en dos proyectos que lo apasionan, el estreno del filme “Papeles en el viento”, de Juan Taratuto, sobre la novela homónima de Eduardo Saccheri, donde despliega su faceta actoral al ponerse en la piel del líder de una banda de amigos devotos de Independiente, mientras ultima los detalles de su próximo disco, con salida prevista para abril o mayo de 2015.

Torres interpreta al Mono en la película “Papeles…”, personaje clave cuya muerte temprana e inesperada deja a una pequeña huérfana de padre, y desencadena la puesta a prueba de las complicidades entre los tres integrantes de su eterno grupo amistoso, encarnados por Diego Peretti, Pablo Rago y Pablo Echarri.

“Conocí el texto como lector durante un viaje y me descubrí con lagrimones al leer junto a una ventanilla, un tiempo después me mandaron el libro y Juan (Taratuto) me explicó por qué yo debía estar en el rol del Mono, por algo la buena energía que se emana, algo que mi personaje le imprimía a sus pares”, se entusiasma Torres.

Conversador atento, el actor resulta cálido como la criatura pensada por Saccheri y consultado al respecto se define como “alguien con buen rollo, me hago cargo. Mi rol con los compañeros del secundario -todavía me sigo juntando-, es hacer bromas. La peli capta la magia que sucede en los grupos de varones, pero incluye a las mujeres no sólo para que espíen ese mundo, sino porque muestra todo lo que ellas desencadenan en nuestras vidas”.

“Hay mucha simbología ligada con mi vida personal que me une con la trama -continúa- por ejemplo, tenia un amigo en un club de rugby al que llamaban ‘Mono’, murió de cáncer y dejó un hijo chiquito. Otra coincidencia, mi mamá (Lolita Torres) era de Avellaneda, igual que mi abuelo, el famoso sujeto que no le permitía dar besos a mi madre, ella era fanática del Rojo”, detalla el actor.

Entre mates y risas, se emociona al recordar que él acababa de ser padre de una hija -la primera- cuando comenzó el rodaje y, “mi personaje tiene una nena, el amor del Mono por su pequeña para mi era un golpe a las pelotas, es el sentimiento disparador del argumento de la novela que aborda temas reales, mostrando las miserias del fútbol, de las personas y lo mejor de cada cosa, como sucede en la vida.”

Su último trabajo como actor en la pantalla chica fue el protagónico en la tira “Vecinos en guerra” (Telefé) junto a Eleonora Wexler, Mike Amigorena y Mirta Busnelli, entre otras figuras, y más allá de los cambios de horario y los giros en la trama experimentados por el producto, Torres considera que fue, “una linda experiencia, me encanta que se active el panorama actoral, es un oficio que amo, en general estoy haciendo flexiones, listo para acudir a cubrir el rol que me propongan”.

El estreno del filme al que el artista asimila a las comedias italianas por su capacidad para generar risas pero ir trazando un curso paralelo generoso en emociones, lo encuentra -además- “trabajando a fondo, aceptando y descartando arreglos de las canciones para el nuevo disco que debe salir en abril o mayo de 2015. Me tomé todo el año para realizar una tarea profunda de composición”.

Las geografías de Los Angeles, Miami y Cuba, donde generó cuatro temas, funcionaron como espacios de creación del CD al que describe como, “muy luminoso, un reflejo de lo que me está pasando en la vida, con algunas letras más hondas y otras más livianas”.

“Siento que hay muy poca comprensión de lo que ocurrió y poca empatía de la sociedad con las víctimas. Por eso, a los entrevistados no les pregunté qué recordaban del 30 específicamente, porque el dolor diluye las cosas que realmente quieren decir y nadie les pregunta. Yo quería saber por qué hoy siguen marchando y en vistas a qué siguen luchando”, explicó.

Lo importante, según Bottero, es mostrar “cómo el Estado y todas las condiciones estaban dadas para que se prendiera la mecha y saber cuál es la responsabilidad del Estado y qué cosas hacer para que eso no vuelva a ocurrir”.

El incendio ocurrió en la noche del 30 de diciembre de 2004, durante una presentación de la banda de rock Callejeros, cuando personas del público encendieron bengalas que pegaron fuego al tejido sintético de media sombra en el techo, que lo generalizó y generó una humareda altamente tóxica.

Por el caso fueron enjuiciados los integrantes del grupo Callejeros y su ex manager, Diego Argañaraz, que tocaba la noche de la tragedia, Omar Chabán, el gerente del local República Cromañón, Raúl Villarreal, que era el encargado del local; la ex subsecretaria de Control Comunal, Fabiana Fiszbin; el ex director adjunto del área, Gustavo Torres, entre varios otros.

Telam