El capo narco Marcos fundaba iglesias evangélicas para blanquear dinero

18

jovenes-drogas

El capo narco “Marcos” fundó cinco iglesias para lavar dinero del narcotráfico

Marco Antonio Estrada González, conocido como “Marcos” y condenado por narcotráfico, fue detenido este viernes por la madrugada en un country del partido bonaerense de Ezeiza por orden del juez federal Sergio Torres.

Es considerad el “capo” de la venta de drogas en la villa 1-11-14 del Bajo Flores y vivía bajo el régimen de libertad condicional en el barrio cerrado Parque “La Celia”, en un ramal de la autopista Riccheri, a la altura del kilómetro 25, adonde fue arrestado junto su esposa, Silvina Salazar, sin oponer resistencia, luego de una serie de allanamientos.

Cinco de los 65 allanamientos realizados por la Policía Federal se concretaron en iglesias: la “Iglesia Evangélica Misionera del Espiritu Santo” (Esteban Echeverría); la “Iglesia Evangélica Misionera del Espíritu de Dios” (filial “El Remanente”, de Ezeiza); la “Iglesia Evangélica Pentecostal Nueva Vida en Jesús” (anexo “Embajadores de Cristo”, Ezeiza); la “Iglesia Nuevo Renacimiento”(Tristán Suárez) y la “Iglesia Catedral de Dios” (Tristán Suárez).

Si bien en esos lugares sólo se secuestró documentación, los investigadores consideran que las sedes religiosas son un punto importante de la investigación ya que sospechan que todas fueron fundadas por la banda con el único objetivo de usarlas para el lavado de dinero proveniente del narcotráfico.

El “lavado de dinero” también forma parte de la investigación del juez federal Sergio Torres, en la que colabora la Procuraduria de Narcocriminalidad (PROCUNAR). Y en este rubro ocupa un papel fundamental la suegra de Marco Antonio Estrada González: Lily Lucila Enríquez Alarcón, madre de Silvana Salazar.

“Doña Lily”, como se la conoce en toda la 1-11-14, es una persona de confianza de “Marcos” desde siempre. Al punto que fue condenada con él en 2012. Por entonces, los jueces del Tribunal Oral Federal N° 3 convalidaron una pena de 5 años pactada con el fiscal del caso.

En 2012 Enríquez Alarcón fue condenada como integrante de la asociación ilícita liderada por su hija y su yerno, pero los jueces la vincularon más con el manejo del dinero de la banda que con el tráfico de drogas en sí mismo. Por entonces ella se encargaba de la confección de ropa trucha en talleres clandestinos, lo que le valió una acusación extra por el delito de “falsificación de marca”.

Los allanamientos de ayer incluyeron la casa de “Doña Lily”, sobre la calle Boquerón al 7100, en Liniers. Allí se secuestraron celulares y documentación, según informó la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich.

“Marcos” siempre se presentó siempre como un simple comerciante. Recién hace unos pocos años sostuvo que obtenía dinero de los alquileres de casas dentro de la 1-11-14. Pero nunca admitió el lavado de dinero del narcotráfico, simplemente porque nunca admitió ser un capo narco.