Gabriela Toscano: “La actuación es un acto de fe”

3

La actriz interpreta al ambicioso rey Macbeth, en “Macbeth  El sueño de las brujas”,en el Centro Cultural San Martín.

gabriela-toscano

La actriz interpreta al ambicioso rey Macbeth, en “Macbeth. El sueño de las brujas”, adaptación de Carlos Rivas de la notable obra de William Shakespeare, que se puede ver en el Centro Cultural San Martín.

Al hablar sobre el modo en que encararon esta versión de uno de los clásicos de la dramaturgia universal, Toscano señaló que “la actuación es un acto de fe” y que la intención en este caso fue que “el teatro del dramaturgo inglés vuelva a lo popular, sin la distancia de la solemnidad y donde el espectador logre construir desde la imaginación”.

En relación con el hecho de estar interpretando un personaje masculino, la actriz que ganó popularidad décadas atrás en el filme “El exilio de Gardel”, de Pino Solanas, y desde entonces desarrolló una descollante carrera en cine, televisión y teatro, afirmó que “el teatro es una convención”.

“Ni yo ni Carlos (Rivas, también director de la obra) -señaló- creemos en la sexualidad de los personajes; no existe una actriz que no pueda hacer de hombre, o viceversa”.

“Atravieso a Macbeth -continuó- desde mi parte masculina, es un trabajo de imaginación, a esta altura no quiero perderme los grandes personajes”.

De hecho, la actriz ya encarnó a otra criatura masculina shakesperiana (Hamlet) con la compañía El Fulgor, también en ese caso a cargo de Rivas, que es su esposo.

“Esta es una obra que atraviesa temas centrales como la banalidad, la ambición y la cuestión del poder, creo que de ahí viene la vigencia del autor, porque el ser humano aún no pudo correrse de ese lugar de semidiós que ambiciona cosas porque sí”, detalla la protagonista.

En otra apreciación sobre el trabajo que presenta en el Centro Cultural San Martín viernes, sábados y domingos, Toscano señala que “es una obra basada en el cuento, la actuación y la exploración de lenguajes dentro del mismo texto, una apuesta realizada por amor al teatro”.

Si bien en forma colectiva actores y director vienen elaborando la tragedia desde diciembre con ensayos diarios de cinco horas, Toscano señala que “a los actores siempre nos faltan 10 días para estrenar Shakespeare”.

Concentrada en las funciones de “Macbeth…”, la intérprete no tiene planes de hacer televisión, aunque sus actuaciones en la pantalla chica son entrañables, como sucedió en el unitario “Para vestir santos”, donde componía el personaje de Susana.

“Disfruté mucho haciendo los textos de Javier Daulte, la televisión necesita que a los autores se les brinde la posibilidad de escribir antes de que el producto esté en al aire; en ‘Para vestir….’ ya teníamos 6 capítulos grabados cuando debutamos, uno tiene que poder confiar y elaborar las historias, por eso las series extranjeras tienen éxito y buena factura”.

“Buenos autores siempre hubo en el país -continúa-, pero se necesita tiempo; para la tevé significaría un gran cambio arrastrar a los televidentes a disfrutar de historias más elaboradas; el espectador se crea a partir de lo que se le ofrece, no es al revés, como tratan de hacernos creer”.

Discutidora de los rótulos, concluye: “Habrá que arriesgarse a tener mayor calidad y esto no quiere decir que la calidad deba ser aburrida, porque bajo este criterio se banaliza y se vuelve al cliché de las etiquetas útiles para vender, pero es falso que para ser entretenido y masivo algo tenga que ser tonto”.

“Macbeth, el sueño de las brujas”, dirigida por Carlos Rivas, puede verse en el Centro Cultural San Martín, Sarmiento 1551, viernes y sábados, a las 20.30; domingos, a las 19.30.

Telam