Marcelo Savignone: “El teatro precisa ayudar a pensar la realidad”

1

Actor, y director, describe la producción teatral “importante e inspiradora, que necesita pensar la realidad social”.

savignone

Marcelo Savignone, actor, docente de teatro y director, que está realizando un ciclo con cuatro de sus creaciones en la sala porteña La Carpintería, describe la producción teatral actual como “importante e inspiradora, aunque necesita permitirse pensar la realidad social”.

“Acá hay de todo en materia de este arte, que en sus orígenes fue una necesidad de la sociedad. Quienes lo hacían andaban juntos como una familia, armando sus proyectos. Muchas veces esto no sucede, se lo piensa más como negocio”, enfatiza Savignone, en charla con Télam.

El artista decidió armar un ciclo con sus producciones -dirigió más de 20 piezas- en la sala sita en Jean Jaurés 858, donde pueden verse dos versiones de clásicos, “Un Vania”, reescritura del relato de Anton Chéjov y “Hamlet por Hamlet”, realizado a partir del drama de William Shakespeare.

Las puestas del actor están marcadas por una impronta onírica, con fuerte presencia de elementos lúdicos y composiciones de personajes signadas por lo gestual, una serie de factores que suelen cristalizar en obras capaces de conmover por su potencia, un secreto a voces entre los devotos del off.

Para este admirador del uso de las máscaras, “existe una responsabilidad que uno tiene al pararse sobre un escenario”, desafío que ejerce con pasión, como se aprecia en “Un Vania” (sábados a las 21), puesta con la cual viajará en junio a un festival chejoviano de la ciudad italiana de Nápoles.

Otra de sus producciones “Suerte”, un irónico recorrido musical sobre el suicidio, que viene trajinanso loa escenarios off desde 2007, vuelve a escena para despedirse, los viernes 4 y 11 de abril, a las 23.

Su creador, junto a Martin Dolina y Camilo Antolini, socio de Campanella en la productora 100 bares, están transformándola en la primera versión de un guión cinematográfico.

“Esta obra me enseñó mucho, todavía nos amamos, son las separaciones más difíciles, pero hay que hacerlo, intentamos que al trasladarla al lenguaje del cine sea capaz de conservar su espíritu irreverente”.

Su agenda no se detiene, ya que ultima detalles de la puesta de la rockera “En sincro”, que podrá verse los viernes 18 y 25 de abril, 2 y 9 de mayo, a las 22.30; y la movilizante “Hamlet por Hamlet” hará lo suyo a mediados de mayo.

Desde 1998 Savignone está al frente de un estudio de formación actoral en Belisario Club, donde trabaja con el método de fallecido mimo francés Jacques Lecoq, referente del teatro del gesto y en donde ya se formaron más de 1200 trabajadores de la escena nacional e internacional.

La actriz colombiana Chichila Rivera, quien encarna a la esposa del fallecido narcotraficante de aquel país en el culebrón que lleva su nombre, “Pablo Escobar. El patrón del mal” (tira que está emitiendo Canal 9) se formó en sus talleres.

El actor estuvo hace un mes dando talleres en la capital colombiana y haciendo funciones de “Vivo”, otra de sus obras sostenidas en la improvisación, mientras sueña con abrir allí otra escuela, “ya que hay una falta -sostiene-, una necesidad de un teatro más físico, que guarde una relación menos formal con las palabras, algo que también sucede en España”.

Según el artista, “la pedagogía resulta un eslabón fundamental a la hora de pensar el cómo del hacer teatro, un lugar de gran intercambio, investigación y alegría, muy articulado con la creación, todo termina perteneciendo a la construcción de una obra, las clases y el escenario”, formula.

Además y como actor, Savignone integra el elenco de la miniserie de ficción rodada en HD “Fábricas”, que apela a narrar una historia de amor para reflejar un hecho real, la toma, recuperación y pasaje final a funcionar como cooperativa de dos fábricas de Tandil.

“Haber trabajado en `Fábricas` fue una experiencia extraordinaria que permitió que pudiéramos discutir escenas y compartirlas con Belén (Blanco), Portaluppi (Carlos) y la presencia del tandilense Víctor (Laplace), más el peso de los obreros mientras transitaban la experiencia en torno a su fuente laboral”, repasa acerca del programa realizado por la Universidad del Centro, que se verá hacia junio en la pantalla chica.

“Tuve escenas maravillosas -confiesa emocionado- con la gente de allí, la mayoría no eran actores, y tuvieron una entrega que incrementó muchísimo nuestro compromiso. Los trabajadores, por ejemplo, mientras en la vida real estaban constituyéndose en cooperativa, grababan una escena con el elenco, donde mostraban exactamente aquello que andaban viviendo”.

Para resumir la experiencia, afirma que “volver a la pantalla chica de este modo estuvo muy bueno, ya que me encontré con los desafíos que imponen mis limitaciones como actor, y no con las limitaciones que suele tener el medio.”.

Telam